Ads Top

Angela Hill: la luchadora de jaula cosplaying




Una de las mejores luchadoras del mundo, y autodenominada "idiota", dice que está ganando más porque ha combinado su hobby cosplay con las peleas.
El sábado por la noche, Angela Hill entrará en una jaula en el estado estadounidense de Virginia y golpeará a una mujer en la boca.

Si las cosas van según lo planeado, ella noqueará.

De lo contrario, la estrangulará o estirará sus extremidades hasta un punto de quiebre.

Dentro de la jaula, ella es feroz. Fuera, le gusta coser.

Además de ser una artista marcial mixta, Angela es una cosplayer, alguien que se disfraza como personajes de películas, televisión, dibujos animados o juegos de computadora.

Ella pasa días, a veces semanas, en sus disfraces. Ella puede pasar horas a la vez dibujando diseños de vestuario.

No coincide con su apodo de lucha, "Overkill".

"Traigo mundos diferentes", dice riendo.

El aumento del cosplay


§  Cosplay es un hobby - el término es la abreviatura de juego de disfraces

§  Los cosplayers se convierten en un personaje comprando disfraces, o haciendo su propio

§  Convenciones como Comic-Con atraen a decenas de miles de cosplayers




Angela era una artista antes de ser una luchadora.

Ella fue a Cooper Union, una escuela de arte en Nueva York, antes de trabajar en animación. Con 24 años, ella estaba "engordando, jugando videojuegos todo el día y comiendo pizza".

Ella consideró kickboxing. Entonces alguien sugirió Muay Thai, otro deporte de combate.

"El resto es historia", dice, ahora tiene 30 años.

En 2016 ella estaba luchando por Invicta , una organización que alienta a los luchadores a vestirse para pesas.

"Yo estaba como, no voy a medio asno", dice ella. "Voy a hacer algo muy, muy tonto".

Angela creció en Maryland, en un hogar "donde absolutamente no compramos nuestros disfraces de Halloween".

"Íbamos a la tienda de segunda mano y conseguíamos pequeños pedazos", dice ella. "Mi mamá nos ayudaba a unirnos. Siempre he sido creativo y bricolaje".

Antes de su primera pelea con Invicta, decidió vestirse como una Habitadora de Bóveda de Fallout 4, un juego de computadora ambientado en 2287.

"Hice el traje de salto, hice todo el corte", dice ella. "Me hice un Pip-Boy [la computadora portátil del personaje] con espuma y cartón.

"Incluso tallé una ranura para poder meter mi teléfono [de la vida real] y usar la aplicación Pip-Boy".



Después del pesaje del Habitante de la Bóveda, Angela ganó la pelea, deteniendo a su oponente en la primera ronda.

Para su próximo pesaje, Angela se convirtió en Dhalsim, un personaje del juego Street Fighter. "La parte más difícil fue hacer las pequeñas calaveras", dice ella.

Angela también ganó esa pelea, derribando a su oponente en la segunda ronda. De hecho, cuanto más se vestía, más ganaba.

En 2017, después de ganar cuatro peleas en Invicta, Angela firmó para unirse al Ultimate Fighting Championship, la "Premier League" de artes marciales mixtas.

Hubo, sin embargo, un problema: el UFC tiene reglas particulares sobre lo que los luchadores usan en los eventos.

"Tienen un trato con Reebok", dice ella. "Te dan una bolsa de cosas para usar en los eventos de prensa y la noche de la pelea. Es muy estricto".

Pero Angela no se inmutó.



En el UFC pesó, ella usó su equipo Reebok, agregó vendajes y un parche en el ojo, y se convirtió en Sagat, otro personaje de Street Fighter.

Por ahora, Angela era tan famosa por sus disfraces como por su lucha. "Siento que es algo que es más mi velocidad", dice ella.

"Nunca me han gustado las fotos sensuales o las alocaciones. Realmente no es mi estilo. Pero cuando se trata de embrutecer, eso es lo mío.

"Es una forma divertida de conectarme con las personas sin dejar de ser sincera conmigo misma. Estoy alcanzando todos estos datos demográficos aleatorizados que normalmente no se cruzarían".

Y Angela no solo usa disfraces en los pesajes.



Comic-Con es una convención anual que celebra comics, ciencia ficción y otros géneros.

Comenzó como un evento de nicho en San Diego. Ahora atrae a más de 200,000 personas, muchos de ellos cosplayers, y tiene spin-offs en todo el mundo.

Cuando era joven, Angela "siempre quiso ir, pero nunca pudo conseguir entradas". Ella ha estado dos veces, incluyendo el evento de este año.

Entonces, ¿usaba jeans y una camiseta? Adivina.

"Fui con dos de mis amigas, que también son compañeras de equipo, Jessica Penne y Paulina Granados", dice.

"Los hice vestir como Sagat y Sakura de Street Fighter, y me disfracé de Elena. Realmente lo trabajamos".

El disfraz de Elena incluía un bikini blanco y una peluca blanca.

"El proceso de hacer las cosas, armarlo, siempre ha sido divertido para mí", dice Angela. "La escuela de arte todavía está en mí".



Angela está convencida de que el cosplay la ayuda a pelear. "Es algo realmente terapéutico".

Pero hay otra razón por la que a este luchador de talla mundial le gusta disfrazarse. Ella dice que quiere "alentar a todos los demás bichos raros".

"La gente podría pensar: 'Oh genial, voy a intentar eso también'", dice.

"No se van a sentir tan extraterrestres, probando cosas que las personas no esperan que hagan".

Entonces, ¿deberíamos esperar un disfraz el sábado a la noche?

"Tengo algo planeado", dice ella.
Con la tecnología de Blogger.